Edición Nº 62

La Revista

Criticas

El cártel de la mentira o la sin razón del poder

 

Autor: Marcelo Cordero

El híbrido audiovisual del periodista Andrés Salari llamado "El cartel de la mentira" fue una  producción encargada por el Ministerio de la Presidencia de Bolivia con el objetivo de desenmascarar, descalificar a un grupo de periodistas e invalidar la información generada por estos sobre el Caso Gabriela Zapata, asunto que puso y pone en tela de juicio al Gobierno del Presidente Evo Morales por una serie de supuestas irregularidades referidas a tráfico de influencias, corrupción, abuso de poder y cuestiones éticas.

La propuesta de Salari comienza justificando su existencia, su validez como documento importante y urgente, partiendo de un contexto histórico general donde a través de imágenes y sonidos de archivo intenta demostrarnos que nos encontramos ante poderes que sólo buscan dominar el mundo, derrocar gobiernos democráticamente elegidos y populares en pro de intereses corporativos e imperiales. Para eso se remite a las dos Guerras Mundiales, Vietman, Golfo Pérsico y al asesinato del Presidente sirio Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi, además de lanzar algunas afirmaciones, aseveraciones y reflexiones conceptuales buscando explicar cómo funcionan los medios de comunicación cuando estos se prestan a estos intereses. Pasa de lo general a lo particular aterrizando en el contexto boliviano, concretamente a toda la información generada sobre el Caso Zapata, ejemplo para demostrar que el llamado Proceso de Cambio y el Presidente Morales se encuentra bajo fuego imperial y más, lanza una verdad incuestionable: el Referéndum del pasado 21 de febrero de 2016, que buscaba legitimar a través del voto popular la reelección de Morales en 2019 se lo perdió por la manipulación mediática y por periodistas vendidos a los intereses extranjeros y a la oposición política.

Antes de continuar debo decir que no nos encontramos ante un documental propiamente dicho, sino ante un trabajo que está más cerca del periodismo, podemos ser amables y denominarlo un docureportaje, estamos entonces ante un hibrido. Debemos considerar además que el autor lo presenta como documental y afirma que es una propuesta que parte de una posición política, ósea un trabajo de autor, lo que significa que plasma su visión del mundo.

Si bien los primeros minutos del docureportaje plantean un objetivo claro, que es desmontar el complot montando contra el Gobierno de Morales, a medida que avanza se va perdiendo, quedando simplemente en una buena intensión. No se logra cuajarla mirada de autor o para el caso la posición política con la objetividad que se busca, teniendo finalmente más peso lo ideológico.  Esto lleva inevitablemente a cometer los mismoscrímenes que critica a los medios y periodistas aludidos, pero desde el otro lado de la acera: manipular la información tratando que ésta pase por objetiva, veraz e imparcial. Salari si algo hace bien es demostrar en todo caso que la información es una construcción discursiva de significados e intereses. El director también olvida que su empresa estaba condenada al fracaso desde el momento que nace como un trabajo de encargo, por contrato. Ósea sin libertad para ir más allá de lo encomendando. Al menos se debe reconocer cierta ética intelectual cuando en la introducción el autor nos dice: “durante esta secuela el Gobierno incurrió en contradicciones que no son materia de análisis en este audiovisual. Tampoco se detallará las intimas relaciones entre el entorno de Gabriela Zapata, la madre del supuesto hijo del Presidente y el espacio político del líder opositor político Samuel Doria Medina”.Saquen sus conclusiones.

Un trabajo serio mostraría simplemente la información generada por ambas partes sin forzar respuestas, menos verdades, crear un espacio donde el espectador pueda pensar, reflexionar y sacar conclusiones, pero en esta propuesta no se da margen a esto, es un cumulo de aseveraciones incuestionables y dirigidas. El Cartel de la Mentira hace un flaco favor a sus objetivos porque no demuestra nada, ni en favor ni en contra de los medios aludidos, mucho menos saca algo a favor del gobierno que trata de defender. Es un producto que manipula, que trata de pasar por responsable y objetivo, en definitiva, es un mero panfleto. Hay que reconocer la excelente factura técnica que para el formato está muy bien realizado.

“(...) Los esfuerzos de todos los profesionales de la prensa van dirigidos a utilizar todos los medios técnicos y organizativos a su alcance para construir una reproducción que tome un cariz de verdad para el público, pero sin que por ello queden en entredicho los intereses de los clientes, de la industria o de los partidos políticos.” KURT TUCHOLSKY


El cártel de la mentira

Genero: Documental
Pais: Bolivia
Año: 2016
Direccion: Andrés Salari
Reparto:
Musica:
Fotografia:
Duracion: 81 min.
Guion:
Produccion: Ministerio de la Presidencia Estado Plurinacional de Bolivia
Sinopsis:


 >