Edición Nº 68

La Revista

Criticas

Jesus

 

Autor: Sergio Zapata

Interpretación libre del mediatizado “Caso Zamudio” en 2012 (Chile), Jesús (2017) es el relato de uno de los victimarios el cual permite descubrir los códigos y conductas de una generación que vive y lidia con la violencia, las drogas y el desencanto.

El segundo largometraje de Fernando Guzzoni (Carne de perro, Chile, 2012) construye un universo en apariencia desterritorializado pues Jesus, el protagonista es miembro de una banda de K-pop, donde lo que importa es el triunfo en los concursos como también las drogas y el tener un celular.

Desde ahí, cámara en mano, planos casi persecutorios, Gruzzoni nos muestra el mundo que habita Jesus. la mirada del director de Carne de perro privilegia el rostro del protagonista, quien nos invita a la risa, el miedo y la ira en varios episodios del filme, como también demuestra, en la frágil figura del adolescente, los limites de un insospechado malestar con su padre de quien no sabemos mucho. Hector, el padre de Jesus, quien funge como proveedor económico y figura de autoridad ciertamente ausente, retorna a la ciudad una vez a la semana. La relación con Jesus, su hijo, está marcada por la violencia verbal, el machismo, las exigencias y la frustración, este recurso permitirá a medida que avanza el metraje comprender las conductas violentas de Jesus, sin embargo abrirá la posibilidad de generar un justificación a las acciones venideras de Jesus.

Cuerpos

Desde el baile, las coreografías, la “caña”, el sexo explicito con hombres y mujeres, la violencia desmedida sobre un joven, las fotografías, las amenazas, los cuerpos construyen la imagen, es decir su desenvolvimiento y ocupación del plano, esta decisión que torna de realismo varias secuencias de la pieza supone el rechazo del fuera de campo como recurso no solo narrativo sino sugestivo, más aún cuando de violencia explicita se refiere. La carencia sugestiva se manifiesta en la recurrencia por los rostros de lo personajes hasta el registro del visionado de imágenes violentas.

Jóvenes que consumen videos de ejecuciones en internet, drogas, alcohol y entrega al ocio desliza toda posible interpretación moralista mediante recursos estrictamente cinematográficos los cuales refieren a los planos generales, descriptivos, que permitan inferir un todo, como también el tratamiento y registro documental con el cual Gruzzoni desarrolla la puesta en escena. La apelación al enfrentamiento padre e hijo desde el inicio hasta el final de la película, el transito de la mirada de Jesus hasta la mirada de su padre en el epilogo permiten descubrir con mayor nitidez la mirada pesimista del director sobre una sociedad preñada de machismo.

Sin embargo el cuerpo como objeto de vejación aparece la segunda parte del filme, si la primera fue la exploración cámara en mano de Jesus y sus circunstancias, el establecimiento de una atmosfera machista y misógina la golpiza que propinan a un joven homosexual, Jesus con tres amigos en un parque, supone un cambio en el punto de vista, transitamos de Jesus al padre. El cuerpo al cual golpean, fotografiado, pateado el suelo, arrastrado, al cual Gruzzoni no repara en recursos para evidenciar la brutalidad de la golpiza, incluso botellazo en la cabeza de la victima, con estos recursos logra incomodar al espectador generando en ello la interrogante sobre la utilidad del recurso corporal vejado y humillado respecto a los fines de que persigue el director.


Jesus

Genero: ficción
Pais: Chile
Año: 2016
Direccion: Fernando Guzzoni
Reparto: Sebastián Ayala, Nicolás Durán, Alejandro Goic, Esteban González, Constanza Moreno, Gastón Salgado
Musica:
Fotografia: Bárbara Alvarez
Duracion: 85 minutos
Guion: Fernando Guzzoni
Produccion: Coproducción Chile-Francia-Alemania-Grecia-Colombia; Rampante Films / JBA Production / Unafilm / Graal Films / Burning Blue
Sinopsis: Jesús es un joven chileno de 18 años en busca de su identidad. Baila con un grupo de pop coreano y le gusta pasar el rato con sus amigos en los parques públicos. No estudia ni tiene trabajo. Desde que murió su madre vive con su padre Héctor, de 53 años, en un apartamento de Santiago en el que la televisión compensa su incapacidad para comunicarse. Una noche, Jesús se abre a su padre y le confiesa su implicación en un acontecimiento irreversible. Esta información compartida les obliga a unirse por primera vez. (FILMAFFINITY)


 >