Edición Nº 64

La Revista

Criticas

Viajar a China con una cámara: Acerca de Una novia de Shanghái

 

Autor: Sebastián Morales Escoffier

En la secuencia de apertura de Una novia de Shanghái, cuarto largometraje del argentino Mauro Andrizzi, vemos a una serie de bellas mujeres chinas vestidas de novias sacándose fotos en una plaza del orbe. Se trata de un registro documental, un ejercicio de observación de una realidad extraña, casi exótica, que llama la atención del extranjero Andrizzi en tierras asiáticas. A partir de grandes teleobjetivos, el cineasta argentino comienza a acercarse a un mundo que le llama poderosamente la atención, por su carácter de novedad. Pero a pesar (o más bien gracias) a este primer acercamiento, a esta primera mirada, la cámara se va a aproximando a esa realidad filmada de lejos, para adentrarse a un nivel más profundo que esta ojeada de turista.

Así, la cámara, va a acercándose a una novia en particular. Dos sujetos se acercan para sacarse una foto con ella. En ese mismo instante, la película cambia completamente de registro, para seguir a estos dos sujetos, ladrones de poca monta que se dedican a robar las joyas de las incautas novias. Pero el “negocio” de los dos protagonistas va a cambiar de rumbo con una revelación mística, transformando la película en una comedia. Un fantasma se aparece a los dos ladrones, para pedirles un favor especial: que roben la tumba de su amante para llevar el cadáver al lado del suyo. Así, Andrizzi, cambia del registro documental a la observación de una creencia china, la cual es explicada en la secuencia de créditos del filme. Se trata de los “matrimonios fantasmas”. Según esta creencia, los enamorados son enterrados juntos, para que puedan vivir de esa manera toda la eternidad.

Sin duda, hay cierto gesto kisch en estos cambios de registro, que responden a este gesto inicial de observación que Andrizzi se impone a si mismo. En el momento de la revelación, comienza un especie de road movie por la ciudad china, para dar cuenta de su particularidades, de sus elementos, que a la mirada de un extranjero, aparecen como contradictorios. La cámara viaja por la China tradicional, la que cree en fantasmas y que tiene costumbres muy arraigadas, pasando por el país modernísimo, luminoso, hasta llegar a una descripción del carácter particular del marxismo que se practica en el gigante asiático. Así pues, los acontecimientos de la película que  se encadenan combinan una divertida inverosimilitud con una observación fresca, aunque ingenua. De ahí que estos cambios de registro  aparecen  como un acercamiento válido para acercarse en toda su complejidad a la cultura China en una película de hora y media. 


Una novia de Shanghai

Genero: Drama. Comedia. Intriga. Fantástico
Pais: Argentina
Año: 2016
Direccion: Mauro Andrizzi
Reparto: Lorena Damonte, Jiao Jian, Hu Chen-gwei, Sun Yu-han, Lian Hong-feng
Musica: Daniel Melingo
Fotografia: Yao Zi-long
Duracion: 73 min.
Guion: Mauro Andrizzi
Produccion: Mono Films
Sinopsis:


 >