Edición Nº 63

La Revista

Dossier

Vanguardia soviética

 

Autor: Sergio Zapata

Por estos días, en el mundo se conmemora el centenario de la Revolución de Octubre. Cientos de películas se aproximan al fenómeno histórico, con intenciones y necesidades diferentes. Sin embargo, la relación entre cine y la revolución es única, ya que la primera vanguardia cinematográfica surgió con el triunfo de la Revolución, cuya influencia en sus apartados teóricos sigue vigente en el universo cinematográfico.

Vanguardia

De manera temprana, en 1919 se creó la Escuela de Cine de Moscu, la más antigua del mundo. Destaca entre los fundadores Lev Kulechov, para quien el cine se diferencia de las otras artes por el montaje, es decir, la capacidad de organizar fragmentos inconexos en secuencias que generan significación. Desde este pensamiento, el ruso desarrolla en su laboratorio el “efecto Kulechov”, comprobando que no es la realidad lo que genera emociones sino la técnica o montaje cinematográfico. Su joven estudiante, Vsevold Pudovkin, es uno de los cineastas soviéticos más prestigiosos, que considera que el cine organiza la mirada, la percepción de la realidad y manipula los sentimientos mediante el montaje. El cine no es simple artefacto de entretenimiento, sino un instrumento de transmisión ideológica; por ello, la cinematografía rusa se reconoce como una respuesta al cine dominante capitalista.

Dziga Vertov, conocido por su radicalidad, proclamó la muerte del cine comercial con excesivas ganancias. Fundador del noticiero Cine-Verdad o Kino.Pravda, para 1919 crea el grupo Cine-ojo, cuya esencia sería ayudar a todos los individuos oprimidos y proletariado en su conjunto a comprender los fenómenos de la vida, esto mediante la objetividad integral que permite el cine-ojo, pues la cámara es superior al ojo humano. El cine debe rechazar el guion, la puesta en escena y los actores profesionales, para acercarse a la realidad, pues en ella habitan misterios que deben ser descifrados. Sus textos, películas y manifiestos tendrán resonancia mundial después de la Segunda Guerra Mundial.

En contraste al cine-ojo, Sergei Eisenstein promovía el cine-puño. El teórico y figura fulgurante de la vanguardia soviética veía al cine como un medio para estimular el pensamiento y el cuestionamiento ideológico. Esto es posible por medio del montaje, sobre el cual reflexionó de manera ininterrumpida, produciendo una obra teórica  tan prestigiosa e influyente como su obra cinematográfica.

El imaginario de la Revolución de Octubre se construyó sobre las reelaboraciones de las películas de la vanguardia soviética, cuyo objeto de trabajo trascendió al cine en tanto imagen hacia las reflexiones más agudas sobre el montaje, la relación entre imágenes y significación, el estatus revolucionario del cine e, incluso, el rol del cineasta en la sociedad. 

Chico y Rita: La fiesta, la vida

Un hombre se encuentra con una mujer en una rumba. Se encuentran y se desencuentran a medida que pasa la noche. El hombre se llama Chico, la mujer Rita. Ambos son músicos, uno toca el piano y la otra canta. La rumba va pasando, sin saberlo, los dos se enamoran. La vida va pasando, sin saberlo,…

Encuentro de Cine | El corto boliviano, hoy

Descarga

Acercamientos críticos a Olvidados (Bolivia, 2014)

 

 

INSURGENCIAS

 

Cinemas Cine en La Razón