Edición Nº 65

La Revista

Entrevistas

Francisco Hevia y Vinko Tomicic sobre EL FUMIGADOR

 

El fumigador (2016) es un largometraje dirigido por los realizadores chilenos Francisco Hevia y Vinko Tomicic, realizado en Buenos Aires y con un interesante recorrido en Festivales y salas de Cine Arte de diferentes países del mundo. La película fue recientemente estrenada en salas de Cinemateca Boliviana en La Paz. Lizbeth Ramos y Maya Llanos entrevistaron a sus directores para Cinemas Cine. He aquí las preguntas y respuestas sobre una inquietante película.

Cinemas Cine (CMC) ¿Cómo surge la historia de la película?

 

Francisco Hevia (FH).- El fumigador surge en primera instancia de la derivación de un primer proyecto que no concretamos, o más bien evolucionó en la actual película. Lo que vinculaba estas dos ideas siempre fue la temática, el cómo las relaciones humanas (amorosas, afectivas, sociales, económicas…) se han deteriorado de manera agresiva por este sistema veloz y voraz en que vivimos, transformando su esencia en otro tipo de conveniencias. Esto en muchos casos, y de manera trágica, afecta de sobremanera la vida de determinados sujetos, y esos son los personajes que nos interesan retratar.

 

CMC.- ¿Quién es para ustedes Guido?

 

FH.- Guido es un ser inteligente, tímido, inquietante, en el que en su interior habita un universo aún más grande que toda la vida social que se le ha negado y desconoce. Es un ser con una imaginación brillante que aún puede soñar como un niño. Pero este niño sabe que ese amor negado, que no ha logrado conocer de manera pura, puede transformarse en lo que nadie quiere conocer. A Guido lo puedes amar, y por momentos sentir lastima, pero también te puede generar sentimientos muy contradictorios, pero Guido es bueno, no siente culpa, porque él no es el culpable, sino su entorno.

 

CMC.- ¿Por qué la elección de un fumigador para el personaje principal?

 

FH.- Porque encontramos en el oficio de El Fumigador, la respuesta metafórica para nuestra inquietud temática anteriormente planteada. Un oficio rutinario, metódico, desconocido u olvidado, en el que quien lo practica tiene que desintoxicar la ciudad todos los días, cargando con el tóxico en sus espaldas, así como todos cargamos el peso que la misma sociedad nos impone. En el caso de nuestro fumigador, sale a desintoxicar, sin embargo es el más intoxicado de todo su universo, y termina convirtiéndose en una oscura y simple cucaracha, igual a las miles que tenía que eliminar todos los días para hacer una ciudad más limpia, y así gracias al fumigador nos podemos preguntar quiénes serían estas cucarachas.

 

CMC.- ¿Cuál fue el proceso de elección del actor para el personaje principal?

 

FH.- Matías Marmorato es un actor el cual admiramos de sobremanera por sus trabajos anteriores. Para nosotros siempre fue la primera opción para desarrollar el filme, la dificultad era si éramos capaces de convencerlo para que sea parte de nuestro proyecto. Sabíamos que su talento, además de su increíble imagen, podría aportar al filme más que cualquier otro actor. Por suerte Matías gustó del proyecto, y gracias a su trabajo logró retratar a Guido de manera alucinante, con sutileza en cada detalle y con una mirada única que hace a Guido difícil sacar de la cabeza.

 

CMC.- ¿Cómo eligieron la paleta de color para la película?

Vinko Tomicic (VT).- La paleta de color fue concebida a partir del clima que queríamos transmitir, que es el de una realidad fría, anacrónica, plana, etc. Para eso evitamos los colores fuertes o vivos, y nos decidimos por los tonos azulados, verdosos, y ciertos toques de marrón. También trabajamos con algunos referentes cinematográficos que explotan este tipo de tonalidades. Esta paleta influenció las decisiones de arte, es decir en la construcción de los decorados, vestuarios; a nivel lumínico, evitando los contrastes marcados en la imagen para la corrección de imagen en post-producción, que acentuó este clima.

CMC.- ¿Cómo se realizó la banda sonora?

VT.- El universo de la película no remite a un lugar específico. Si bien las locación principal fue Buenos Aires y sus cercanías, y los actores eran en su mayoría argentinos, no quisimos dar cuenta de una territorio reconocible, quizás porque el equipo que desarrolló la película era en su mayoría latinoamericano, proveniente de varios países. Es por eso que la banda sonora remite a diferentes lugares, con temas musicales de Chile, Perú, Argentina, etc. Esta aparente imposibilidad de situar la banda sonora en un solo lugar contribuye, junto a otros elementos del relato cinematográfico, al impedimento del protagonista y su entorno de poder situarse en un lugar específico, afectando este elemento en sus decisiones como sujeto. Por otro lado, la mayoría de los temas elegidos son antiguos, o de instrumentación clásica, sin elementos sonoros modernos, acentuando una atemporalidad del relato.

CMC.- Los planos en la película son muy uniformes hasta que sucede una ruptura emocional, cuando Guido se abstiene de defender a su amiga, ¿Cuál es la intención de este quiebre en los planos subsiguientes?

VT.- La decisión de contar la película en su mayoría con planos fijos, se debe a la intención de retratar una realidad inmóvil y por momentos claustrofóbica. El intento del personaje de salir de esta realidad se vuelve  infructuosa con el correr del relato. El momento en que se produce la ruptura definitiva entre el protagonista y su amiga, a causa de la golpiza a esta última, marca un punto de quiebre. Muestra la salvación personal antes que nada, y la derrota definitiva del protagonista de entablar una relación sana con su entorno. En términos de relato audiovisual, por un lado, se hizo necesario marcar un quiebre en la propuesta de cámara, utilizando la cámara en mano, dado por la intensidad y dramatismo de la escena, y por otro lado, un montaje que diera cuenta del movimiento de los personajes, utilizando muchos planos cortos, pero construyendo la acción tiempo real, evitando saltos en el tiempo, intentando provocar una identificación por parte del espectador en una situación tan dura como esa.    

(*)Foto: Renata Miranda, Matías Marmorato, Vinko Tomicic y Francisco Hevia, durante la premiación de SANFIC 12. El fumigador ganó el Premio Mejor Largometraje de Cine Chileno.

 

El mal se asoma Mientras duermes

El nombre Jaume Balagueró, cineasta español, se liga a una de las sagas de terror más importantes que se han realizado en los últimos años, no solamente en la península ibérica, sino también a nivel mundial. Se trata de las cuatro películas…

Encuentro de Cine | El corto boliviano, hoy

Descarga

Acercamientos críticos a Olvidados (Bolivia, 2014)

 

 

INSURGENCIAS

 

Cinemas Cine en La Razón