La Revista

Martes de cine español en la red

Chico y Rita: La fiesta, la vida

 

Fecha de Exhibición: 07/11/2017

Un hombre se encuentra con una mujer en una rumba. Se encuentran y se desencuentran a medida que pasa la noche. El hombre se llama Chico, la mujer Rita. Ambos son músicos, uno toca el piano y la otra canta. La rumba va pasando, sin saberlo, los dos se enamoran. La vida va pasando, sin saberlo, los dos se enamoran. Fernando Trueba y Javier Mariscal proponen en Chico y Rita una película-fiesta, ambientada en la Cuba pre-revolucionaria.

El filme de animación es una exploración de la música cubana de la época, influenciada por los ritmos del jazz, pero más importante aún es una película que se adentra a la noche. En efecto, salvo ciertos pasajes, la película se centra en los espacios nocturnos, en discotecas y bares en donde la música va resonando. Es en esta exploración visual y musical de estos espacios en donde la animación gana fuerza. Los claroscuros construyen la atmosfera del filme. A veces el trazo busca ser lo más realista posible, para mostrar la sensualidad de los cuerpos que bailan. En otros pasajes, la película se decide por mostrar al espectador personajes que se funden con los escenarios, escapando del registro realista, para dar cuenta del tenor de la fiesta, de los cuerpos que se confunden, de las sombras, de los estados de los personajes en un momento dado. La animación, como la música, sigue el ritmo de la fiesta, de tal modo que la rumba se convierte en una continuación de la vida. Es que en el filme, las fronteras entre vida y fiesta aparecen como una nebulosa, como una sana interrelación.

Son pues los contornos y los ritmos que transportan al espectador y no así la construcción narrativa, el guion. Los encuentros y desencuentros entre Chico y Rita son en algunos casos muy previsibles, en otros, demasiado forzados. Los personajes secundarios son meramente trazos y no logran asimilar la fuerza de los protagonistas, de sus ritmos, de su música.

El cine no necesariamente se define por su narrativa o por lo menos, en ciertos casos, ésta no debería aparecer como primordial para tener una experiencia sensitiva. Lo que ofrecen Trueba y Mariscal es justamente eso, la posibilidad de experimentar con las formas, colores y ritmos de la rumba cubana.

El filme va a ser exhibido en el marco del Martes del cine español el martes 7 de noviembre, en el Centro Cultural de España en La Paz.  

 

Sebastian Morales Escoffier

Información